La perseverancia del testimonio

14 09 2009

ProtectionLineAbre Roberto Saviano con éstas contundentes palabras el prefacio del Informe Anual 2009 de la Organización Mundial Contra la Tortura (OMCT), disponible en formato PDF para la lectura desde la web de ProtectionLine.

Los derechos humanos: cualquiera que pronuncie esas palabras, en nuestro occidente democrático, parecería entonar una letanía tradicional, una letanía ciertamente sagrada pero que ahora se escucha con la oreja distraída. Algo que es necesario decir, repetir, celebrar, una práctica ritual. Respetado, pero nada más. Aún peor, la televisión nos impone un spot humanitario que muestra países lejanos, naciones con nombres inciertos cuyas fronteras parecen trazadas con una regla, como aquellas del África profunda, nos habla de regiones de Oriente Medio de donde llegan imágenes de niños ensangrentados, llorando, de mujeres con velo que gritan, de nuevas masacres y a veces de nuevas protestas, de nuevas intervenciones de la ONU, tan inútiles como las anteriores.
Pero en la mayoría de los casos: nada. Los derechos humanos se habrían convertido en un ámbito reservado a los especialistas, a los funcionarios encargados de los expedientes en las instituciones especializadas o en las ONG independientes. Muy a menudo, Occidente parece ajeno a estos
problemas, y cuando pretende interesarse a ellos es como si estuviese
ofreciendo un regalo a esos países de segunda clase, una concesión
de las democracias a esos Estados aún arrodillados, mal desarrollados,
deformes. Como si la cuestión de los derechos humanos se planteara
siempre en otra parte, como si concretamente se tratara aún y siempre de los problemas de otros. (…)

Si. El testimonio sí es importante.


Acciones

Information




A %d blogueros les gusta esto: